Posa-vasos con palitos de polo

Hace calor, ¿verdad? ¡Pues aquí tenéis una excusa para tomar polos y beber bien fresquito con estos posa-vasos hechos con los palos de los polos!



Yo he necesitado 9 palitos para hacer la base, pero puede que los polos que a ti te gusten tengan otro tipo de palitos. La clave es muy simple: que sean cuadrados. Por tanto, utiliza tantos como sea necesario para que un palito colocado en vertical mida lo mismo que los palitos en horizontal.


Dos palos nos servirán como las patas del posa-vasos. Echa un hilo de cola y pégalos en el borde.

Déjalo secar lo que el fabricante del pegamento (cola blanca, pegamento para madera o pegamento universal) nos indique. Es recomendable  poner un libro encima, para hacer presión y que luego el posa-vasos no cojee.

Ahora toca barnizarlo o pintarlo. Si decidimos barnizarlo podemos usar barniz para madera o de manualidades. El de manualidades es incoloro y suele quedar brillante. De madera hay muchos tipos e incluso podríamos oscurecer la madera si queremos que los posa-vasos hagan juego con el color de una mesa o una fuente. Si elegimos pintarlo, luego tendremos que barnizarlo si la pintura no es resiste al agua. Si decides pintarlo ten en cuenta que no todas las pinturas aguantan los cambios bruscos de temperatura, así que lo mejor será leerse las indicaciones del fabricante antes de utilizarlo.

Déjalo secar y... ¡a beber! Espero que te sirva este pequeño tutorial :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario