Cajón reciclando cajas

A veces necesitamos algo de orden, ¿verdad? ¿qué tal nos vendría un pequeño cajón para guardar en él algunas cosillas? Si lo necesitas, aquí te cuento cómo hacerlo.



Lo primero que necesitamos es conseguir dos cajas con tapa. Lo primero que vamos a hacer es cortar una de las solapas pequeñas a ambas tapas y rasgar las esquinas de una de ellas. Esto se hace para que, al ser de las mismas dimensiones, sea fácil meter una dentro de la otra.

Ahora, ponemos una tapa encima de la otra, de modo que quede una dentro de la otra (la que hemos rasgado debe quedar encima).

Comprobamos que la caja interior, que será el cajón, encaja y se desliza perfectamente. Si no lo hace deberemos realizar los ajustes necesarios, que podrían ser elevar unos milímetros la caja superior, etc.

Con una de las solapas que hemos cortado antes, vamos a hacer el asa. Enrollamos el trozo de la solapa y luego lo cubrimos con cinta de carrocero o cinta adhesiva para que no pierda la forma. Además, lo doblamos de modo que se parezca al tirador normal de un cajón y que nos resulte cómodo al usarlo.

Marcamos el centro de la parte frontal de la caja para situarlo recto y lo adherimos a la caja con algo de cinta de carrocero o cinta adhesiva.

Ahora, con cola blanca mezclada con agua a partes iguales cubrimos toda la parte frontal del cajón y la parte exterior de las tapas. Esto, al secarse, le hará más resistente y nos permitirá pintarlo mucho mejor.

Cuando se seque, pintamos a nuestro gusto y ¡tachán! hemos terminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario